Regresaron el jueves desde Aschiras, Córdoba, y fueron recibidos por una numerosa caravana que los escoltó desde la ruta hasta el cuartel de Bomberos.- 

Agustín Villanueva y Carlos Argüello fueron los elegidos para dar una mano en los incendios forestales de San Luis y Córdoba. Ellos habían participado de capacitaciones en incendios de este tipo. Carlos es uno de los bomberos más nuevos, recién tiene un año como tal. Ambos fueron recibidos con mucho afecto y agradecimiento de la gente de nuestro pueblo. “Estamos muy contentos por la gente que nos fue a recibir. Se juntan un montón de emociones. Satisfacción por haber ayudado a gente allá. Nos sorprendió ver tanta gente, no lo esperábamos”, comenta Carlos.- 

Los voluntarios llegaron derecho al Cuartel a cumplir con el aislamiento preventivo. “No hemos salido a abrazar a nuestros familiares. Hemos hablado manteniendo cierta distancia. No veo la hora de llegar a mi casa, abrazarlos y estar con ellos, contarles bien todo los que hemos pasado, la experiencia vivida”, agrega.- 

Ambos destacan la buena atención que recibieron en los cuarteles asignados. Y tanto Carlos como Agustín les tocó combatir fuego y custodiar cenizas. “Estuvimos combatiendo fuego en Punilla cerca de un pueblo, que se encontraba amenazado. La gente del lugar nos agradecía por lo que estábamos haciendo para que el foco no alcanzara la localidad”.- 

Existían versiones que indicaban que iban a ser hisopados para no evitar la cuarentena de catorce días, luego se informó que, al haber sido hisopados antes de incorporarse a la tarea, en San Luis, como el resto de los que estaban trabajando en el lugar, y como no tuvieron contacto con gente fuera de esta especie de burbuja que armaron los bomberos, se les informó que la cuarentena sería de 3 días.- 

Nuestros servidores estuvieron 3 días asignados a los incendios forestales. “Nosotros estuvimos en Nachel, un pueblo de San Luis, casi un día, encerrados, todos juntos, la delegación de la provincia de Buenos Aires éramos 50. Ahí nos hisoparon a todos, esperamos hasta el lunes el resultado. Recién ahí nos pusimos a disposición de los bomberos del lugar. Nuestra primera salida fue a las 9 de la noche y volvimos a la madrugada. Al otro día fuimos a Aschiras. Una vez que llegamos, dejamos los bolsos y nos llevaron directamente a las sierras. Estuvimos desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde que se pudo controlar el fuego. Siempre trabajamos a la par de gente del lugar. Volvimos a la base, y nos enviaron a otro lugar de la sierra donde había otro y foco, y volvimos alrededor de las 11 de la noche. Luego de esto no tuvimos nuevas salidas. Este fue el día más agotador”, relata Agustín.- 

“Fuimos atendidos muy bien, se formó un lindo grupo entre todos los bomberos de la provincia que fuimos. Si me volvieran a llamar volvería a ir”, concluye Agustín.- 

Ambos cerraron agradeciendo a la gente por las muestras de cariño, y especialmente a sus familias que los apoyan en esta tarea de servir voluntariamente.- 

Estos representan a los héroes que vemos a menudo en diferentes historias de ficción, esos que sirven a los demás en circunstancias adversas, sin pedir nada a cambio. Aquellos con superpoderes, o poderes especiales, estos, nuestros bomberos, con los de la solidaridad, el compromiso y la vocación de servir, que lleva a dar una mano a quien lo necesite. Desde este llegar le hacemos llegar nuestro agradecimiento por la tarea que cumplen en la comunidad y felicitaciones por la labor cumplida en los incendios forestales.- 

0
0
0
s2sdefault