Para comenzar, debemos establecer que Fútbol Club es una Institución. Que una institución podríamos definirla como un organismo que desempeña una función de interés público.-

Hasta acá lo técnico, la definición más teórica. Después podríamos sumarle que es la primera entidad deportiva fundada en Tres Algarrobos, y que aún hoy se encuentra activa. Pasaron 94 años, cuando un grupo de amigos decidieron crear el club, lo hicieron con la convicción que este representara al pueblo en toda la región. Esto se desprende de la coyuntura de aquel momento, no existía otra entidad igual en la localidad. Este sueño de ser la entidad que genere reconocimiento en la región, y la comunidad se destaque entre otras, fue dándose con el paso de los años. Sede, cancha, convertida en estadio, el primero de la Liga con estas características. Transformarse en el primer equipo en participar de los antiguos regionales, el primero en acceder al Federal C, y haber logrado el ascenso al B, por mérito deportivo. En la historia de la Liga es el primero en haber conseguido cuatro campeonatos consecutivos. Cuantas cosas pasaron en todos estos años. Aunque también hubo malos momentos.-

Si hablamos de decisiones desafortunadas, no podemos dejar de mencionar el hecho de no haber presentado su primer equipo en las finales del 2007, frente a su eterno rival, Social y Deportivo. Un mal paso en uno de los mejores momentos futbolísticos del albiverde. Aunque lo último, si bien no se consumó, si se comentó periodísticamente, “bajarse del campeonato, y desafiliarse de la Liga”. El motivo, una pavada, para tanta historia. Un jugador recibió una sanción  de un año, por una supuesta agresión a un árbitro. Digo supuesta porque nadie puede certificar que es lo que pasó realmente.-

Esto generó que algunos pensaran como hinchas fanáticos, y no reflexionaran como dirigentes. Aquí podríamos desempolvar una frase que hemos escuchado muchas veces “los hombres pasan, las instituciones quedan”. Tan real, como antigua. La prueba está a la vista. Pasaron 94 años, varias generaciones de jugadores, hinchas, dirigentes, y seguirán pasando, pero la entidad sobrevivirá. Será siempre FCTA, será siempre el verde, los sinoples, el albiverde, los del Pedro Tártara,  o como cada uno quiera mencionarlo. Pero ese nombre que parieron algunos hombres de Tres Algarrobos, en 1923, en el Hotel Unión, está por encima de todo. Y como decía un gran jugador de fútbol, la entidad “no se mancha”, o por lo menos quienes integran la Comisión Directiva, deberían cuidar.-

Cada vez que alguien expresa algo en nombre del club, o decide, debería pensar en tantos hombres y mujeres que dejaron sus vidas, por tener su corazón impregnado de los colores verde y blanco, para hacer un pequeño aporte en pos del crecimiento del mismo.-

Esto no es solo para Fútbol Club, en realidad le cabe a todas las entidades.-

Por otra parte, lo que también es cierto, que no menos mal actuó el árbitro en cuestión. Habló de apriete, de amenazas, y deslizó una frase desacertada “los que me amenazan son perritos que ladran pero que no muerden, son personas que se esconden detrás de un teléfono o de un mensaje”. Esto, por lo menos, debería ser tomado en cuenta por las autoridades de la Liga, y pensar seriamente en sancionar a quien debería poner algo de calma, y no incitar a más violencia. ¿Cómo vuelve a dirigir Salomón después de haber tratado a los hinchas de perritos que ladran pero no muerden? Que lejos ha quedado la cordura, el sentido común, en esta historia. Cuanta contradicción en Salomón, por un lado le pedían que cambiara el informe, porque le tenían que dar 1 año como mínimo, y después del fallo, y de no cambiar su informe, le pareció exagerada la sanción, que sabía le iban a dar. ¿Una declaración para quedar bien?-

Esperamos que para todos, lo que pasó sirva de enseñanza, para no volver a cometer errores que deprecian la imagen de las Instituciones, y del fútbol, como deporte, en su conjunto.-

0
0
0
s2sdefault