Marcelo Ullúa, junto a su familia, decidió emprender un nuevo comercio en Tres Algarrobos.-

Si bien la actualidad no es la mejor para emprendimientos nuevos, es muy bueno que haya personas que se animen a hacerlo. Mucho más importante es para la comunidad, que a partir de esta decisión suma un  negocio más, o un local vacío menos.-

Nos vamos a detener un momento en un hecho no menos importante. A mediados de la década del ’70, Arcadio Ullúa, junto a su esposa Lidia, y sus hijos Marcelo y Daniela, llegaron a Tres Algarrobos, y se instalaron en ese mismo lugar, para atender una despensa. Por lo que en este lugar Marcelo pasó su niñez y toda su adolescencia, hasta que emprendió su viaje buscando un futuro mejor, una profesión en la cual desarrollarse. Al poco tiempo la despensa cerró sus puertas, y en sus paredes quedaron encerradas, historias, anécdotas, risas y las vivencias de la familia.-

  

Muchas veces graficamos estos hechos, repitiendo una y otra vez la frase  “las vueltas que tiene la vida”. Y dio muchas vueltas, para ir de Tres Algarrobos a Buenos Aires, de allí a España, para regresar a este lugar, a este pueblo. Pasaron años, mucho trabajo como fotógrafo profesional, para volver al pueblo que lo vio crecer. La vida, el destino,  le tenían reservada una sorpresa, esa era “San Expedito”, el autoservicio, que abrió sus puertas, en el mismo lugar que  don Arcadio tenía su despensa. Aunque pasaron  más de 40 años de aquel momento. Ahora es el turno de Marcelo, Lorena, y sus hijos.-

  

San Expedito, se muestra ordenado, con buenos precios y atendido por sus dueños. Un emprendimiento familiar, que intenta convertirse en una buena opción para los vecinos de Tres Algarrobos, en  la esquina de Andoy y Alberdi, frente al Bar Rossi.-

Muchos éxitos para toda la familia…

  

0
0
0
s2sdefault