En la muestra del Colegio San José nos encontramos con el Delegado Diocesano de Educación, quien ya ha visitados Tres Algarrobos en otras oportunidades.-

El Sacerdote Diego Delgado estuvo en el Salón de Actos del Colegio con el objetivo de “acompañar esta iniciativa que tiene el  Colegio de crear espacios de encuentro, donde confluyan no solo los alumnos, en este caso lo que hacen los alumnos, sus pensamientos, su expresión, sino también generar espacios de encuentro con las familias. Que los padres también puedan, o en este caso los vecinos del pueblo puedan, también, apreciar lo que se hace en el colegio, para que no quede algo encerrado en las paredes, sino que sea algo abierto a la comunidad”.-

En los encuentros con el Cura se abordan temas de actualidad social, en el último contacto “tuve un acercamiento con los alumnos, les dejo hacer preguntas y obviamente las cuestiones sociales salen, cuestión de fe y cuestiones de la sociedad”. Las preguntas, según Delgado, parten desde la sinceridad, “esa sinceridad puede ser a veces un poquito chocante, o nos puede interpelar a nosotros. Detrás de eso uno descubre un llamado, esta es mi duda, esta es mi inquietud, el pedido de una respuesta, que desde mi lugar trato de dar esa respuesta que ellos también plantean”.-

Respecto a la crisis que vive la sociedad, afirma que es necesario "buscar un punto de encuentro, y empezar a respetarnos mutuamente. Y obviamente dentro de un clima de Fe, poder poner a Dios en el centro de nuestro corazón, a Jesucristo, que él nos muestra un camino de vida, donde nos invita a salir de nosotros mismos para reconocer al otro como una creatura de Dios”.-

Hoy en día se vive una cierta separación de parte de la sociedad de los ideales que propone la Iglesia en distintos temas, para el Padre Diego no es más que otro momento de crisis, como tantos vividos a lo largo de la historia. “En todas las épocas, siempre hubo crisis sociales. La mejor crisis es la que aprendemos a superar, y aprendemos a crecer juntos. Aprender de la crisis para seguir adelante. La Iglesia, de alguna manera, en la historia, ha acompañado en esas crisis de la humanidad, iluminando pero a la vez siendo fiel al mandato de Jesucristo, un mandato que es específico, que es la evangelización a los hombres en un camino concreto. Esos valores para la Iglesia no son negociables, ¿por qué no son negociables?, porque la Iglesia los administra, no es dueña. Los considera como su verdadero tesoro, a lo cual lo tiene que compartir a la humanidad. A pesar que en algunos sectores no se acepte, la Iglesia tiene que seguir adelante en este llamado. La Iglesia va a seguir dando su opinión, va a seguir manifestando el Evangelio de Jesucristo en el mundo”, añadiendo que como parte de la sociedad puede expresar su pensamiento, su idea, mucho más en un país que vive una democracia.-

Un término que se a empezado a escuchar, incluso algunos manifiestan haber tenido alguna consulta al respecto es “apostasía”, que significa: renuncia que hace una persona de sus creencias religiosas o políticas y abandono de su religión o del partido político al que pertenecía. Delgado añade, “todo el mundo tiene su derecho a hacer apostasía, pero consideremos que dentro de la cantidad del pueblo argentino, no es un número tan significante, a pesar que los medios dicen lo contrario”. Para el religioso muchos piensan a la Argentina, como si estuviera contenida solo en Buenos Aires y Gran Buenos Aires, pero sin embargo el interior también es país. Las provincias, las ciudades del interior también son Argentina, “ese pueblo, el del interior, es el que va peregrinando a Luján, es el que reza, es el que ayuda a los demás, el que participa colaborando de Cáritas, el que ahora, en tiempos de necesidad, es el que colabora con el necesitado, a pesar que no hacemos un marketing, y gracias a Dios que es así. El Cristiano debe buscar la recompensa que viene del cielo”.-

Delgado dijo estar “muy orgulloso con estas iniciativas educativas y pedagógicas”.-

Para finalizar, el Sacerdote, dejó un mensaje para toda la sociedad, la que vive momentos de crisis, de violencia, odio y tantos sentimientos que nos dividen. “En los momentos de desesperación, la esperanza nos regala esa paz, esa alegría, que podemos esperar  algo nuevo, que verdaderamente aquí en la tierra podemos construirlo entre nosotros, ya sea que tengamos fe o no. Pero hay ciertos valores humanos que son universales, que es la bondad, el bien común, el derecho. Construyamos, entonces, desde ese punto, respetándonos, cuidándonos, y, obviamente, tratando de buscar el bien del otro”, concluyó el Padre Diego, que no disimulaba su felicidad por el evento que había organizado el Colegio San José, el que recorrió observando cada stand que habían armado los alumnos.-

0
0
0
s2sdefault