Hace mucho tiempo que el problema es la presencia, cada vez mayor, de perros vagabundos en Tres Algarrobos, como en muchos otros pueblos y ciudades.-

Se proyectaron varias soluciones, pero ninguna se puso en práctica. Aunque la última, la perrera, anunciada por el gobierno actual, comenzó a funcionar, pero hace tiempo que no se realizan operativos en las calles.-

El anuncio indicaba que se iban a capturar todos los perros vagabundos, y los que tuvieran dueños debían  ser retirados por los mismos en la perrera. Se iba a hacer un registro, ya que en la segunda captura se les cobraría una multa a sus amos.-

Hasta el anuncio, que parecía iba a ser la solución, a un problema de vieja data, finalmente no lo fue. Hoy vemos daños ocasionados por los canes, y algunos transeúntes o ciclistas que acusan mordeduras de dichos animales.-

Que significa ser mordido por un perro vagabundo, que no se puede hacer control sobre el mismo, que se debe acudir al médico para las curaciones de rigor, y por último, y lo mas costoso, la antitetánica.-

Una mujer fue tirada de su bicicleta por el ataque de un perro, afortunadamente no sufrió lesiones importantes. Un jubilado nos contaba que había sido víctima de un callejero, esos que no tienen dueño, o si lo tienen, pero cuando muerden no aparecen, pero si los lastimás vuelven a existir. Esta persona mayor tuvo que aplicarse la vacuna contra el tétanos, en forma privada, el hospital no la provee, y el costo, para su sorpresa fue de $ 4.000. La mitad de su ingreso le demandó la mordedura. Que bueno sería que el dueño ayudara en estos casos. Lógicamente que el animal no tiene la culpa, en todo caso los culpables somos los seres humanos, pensantes, inteligentes, con capacidad para discernir, pero con muy poca responsabilidad, quienes nos tenemos que hacer cargo de la situación. Hacernos cargo de la mascota, que alguna vez elegimos para compartir parte de nuestra vida. Esto es, ni más ni menos, que tenencia responsable. El municipio intenta bajar el número con la castración gratuita, con campañas de vacunación contra la rabia, pero con los vagabundos, los de la calles, esos que no tienen dueño, o que los dueños miran para otro lado, ¿qué hacemos? Por lo pronto la perrera, anunciada como “la solución”, no dio resultado, o no esta funcionando actualmente. No será hora de retomar el proyecto de tenencia responsable, con duras sanciones para los dueños de los perros, previamente identificados, que cometen desmanes o mordeduras. Pensemos, porque algo tenemos que hacer.-

0
0
0
s2sdefault