Por las redes sociales hicieron una convocatoria para una fiesta en una casa. Eran las doce de la noche del sábado cuando un grupo de entre 20 y 30 personas comenzó a llegar.

El lugar estaba cerrado y con las luces apagadas. Los jóvenes comenzaron a tocar el timbre y hacer ruido cuando una mujer salió a decirles que se fueran, que no iba a haber ninguna fiesta.

Algunos comenzaron a irse, otros empezaron a tirar piedras contra la casa. Unos segundo más tarde, desde el interior, comenzaron a disparar.Dos adolescentes de 15 años resultaron heridas y debieron ser hospitalizadas.

Las heridas no eran de riesgo de vida pero debieron ser trasladadas al centro de salud más cercano.Los testigos apuntaron al padre de la dueña de la casa como el autor de los disparos.

El caso quedó en manos del fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta y acusó al hombre por el delito de abuso de arma y lesiones.

El acusado primero se escapó pero dos días después se entregó a la policía y ya está a disposición de la Justicia.

Una de las chicas recibió un impacto a la altura del gemelo izquierdo, mientras que a la otra le quedó alojada debajo de la rodilla.

Ambas fueron hospitalizadas pero se quedan fuera de peligro.

0
0
0
s2sdefault