Un grupo comando integrado por al menos seis delincuentes encapuchados y con armas largas y cortas asaltó este martes un banco en la ciudad de La Plata,

de donde se llevó 12 millones de pesos y 100 mil dólares de las cajas de atención al público, tras golpear al custodio y amenazar a los clientes y empleados del lugar, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 11:30 en la sucursal del Banco Industrial, ubicado en la calle 15 entre 58 y 59 de la capital provincial, y quedó filmado por las cámaras de seguridad de la entidad, las cuales ahora están siendo analizadas por los investigadores.

Según las fuentes, el hecho comenzó cuando seis delincuentes con sus rostros tapados con pasamontañas, armas largas y chalecos antibalas con la inscripción de «Policía», llegaron al lugar a bordo de un auto y cinco de ellos irrumpieron en el salón principal de la entidad, dentro de la cual había decenas de clientes aguardando para realizar sus trámites.

Algunos de los asaltantes redujeron y golpearon al custodio con un culatazo en la cabeza y obligaron a los clientes que se encontraban en el lugar a tirarse boca abajo en el piso. De acuerdo a los pesquisas, los ladrones se dirigieron luego a la oficina del gerente, a quien también atacaron a culatazos y finalmente obligaron a los cajeros a que entregaran el dinero.

Una fuente judicial explicó que luego los delincuentes exigieron a los cajeros el dinero que tenían y también se dirigieron al tesoro de la entidad bancaria «al que vaciaron». El vocero detalló que en ese momento la sucursal estaba colmada de gente que esperaba sentada en las butacas, la mayoría de ellos jubilados que perciben sus haberes en esa entidad bancaria.

Agregó que, de acuerdo al video de las cámaras de seguridad, se pudo observar que uno de los asaltantes portaba un fusil FAL, mientras otros lo hacían con armas cortas. El vocero precisó que, pese a los gritos y amenazas, los delincuentes no efectuaron ningún disparo y tras permanecer unos minutos en la sucursal, huyeron con un cómplice que los esperaba afuera.

Según los investigadores, una vez que se hicieron con el dinero, que lo trasladaron en sacas de las que se utilizan en los bancos, escaparon rápidamente en un Peugeot 208 gris que, luego, fue abandonado en la zona de 64 y 18, a pocas cuadras del lugar del asalto. Las fuentes precisaron que tras el robo, el SAME debió asistir al gerente y al vigilador por los golpes recibidos y a dos clientas y dos empleadas que sufrieron una crisis de nervios por el hecho.

El vocero consignó además que el auto en el que escaparon los delincuentes tenía pedido de secuestro por haber sido robado en Almirante Brown y que la Policía trabajaba en el monitoreo de las cámaras de seguridad de la ciudad para intentar identificarlos. Precisamente una de las cámaras logró detectar el vehículo en su huida, cuando se sube a la vereda para esquivar los autos que esperaban en el semáforo de la calle 15 y diagonal 74. «Por suerte, no había peatones en la vereda porque se sube a gran velocidad y si había gente, la hubiera atropellado», graficó la fuente de la investigación consultada.

Los pesquisas sospechan que tras abandonar el auto en esa zona, los ladrones huyeron en al menos otros vehículos que la Policía está tratando de identificar. Además, investigan si pudo haber una especie de «entregador» debido a que media hora antes del asalto había llegado al banco un camión de caudales para la entrega del dinero.

La fuente precisó que esa entidad bancaria suele contar con gran cantidad de dinero debido a que la mayoría de sus clientes son jubilados y pensionados que perciben allí sus haberes. Tras el hecho, la Policía implementó un operativo cerrojo en la ciudad aunque los investigadores sospechan que escaparon rumbo a la Autopista Buenos Aires-La Plata, por lo que son intensamente buscados. (Télam)

0
0
0
s2sdefault