El delantero de Boca Ramón Ábila fue amenazado telefónicamente en las últimas horas y, luego de haber realizado la denuncia pertinente se dispuso colocarle custodia a la casa de su familia en Córdoba.

Según confirmaron fuentes de la fiscalía encabezada por Enrique Senestrari, el futbolista recibió un llamado el sábado en el que le manifestaron: «Te vamos a hacer pelota a tu papá».

Luego de constatar que la dirección que le habían dicho por teléfono era efectivamente la de su padre, se dispuso que tenga custodia en ese domicilio, ubicado en el barrio Remedios de Escalada de Córdoba.

Además, trascendió que Ábila también tiene custodia en su casa de Puerto Madero.

El delantero de Boca, que sufre una lesión muscular que lo tiene en duda para el partido revancha ante River, pasó las últimas horas junto a su familia en Córdoba, para este martes regresar a las prácticas.

Más allá del mal momento pasado por el futbolista, desde su entorno reconocen que «está bien» y enfocado en su recuperación para tratar de estar disponible para la revancha ante River, que se disputará el 22 de octubre a las 21.30 en la «Bombonera».

Ábila se encuentra asesorado legalmente por un abogado y también cuenta con el apoyo del departamento legal del club.

«Wanchope», de 29 años, surgió de divisiones inferiores de Instituto de Córdoba, fue comprado por Huracán y, luego de haberse destacado, lo vendieron al Cruzeiro de Brasil.

Como ese club tenía una deuda con la institución de Parque de los Patricios, Boca se hizo cargo de la misma y terminó incorporándolo, aunque primero estuvo seis meses cedido en el «Globo». (NA).

0
0
0
s2sdefault