La previsión a mediano plazo es que se sostengan las condiciones de tiempo seco y estabilidad. ¿Precipitaciones? Habrá que esperar dos semanas más.
Octubre se despidió con lluvias, pero con acumulados que estuvieron muy lejos de lo previsto por los pronósticos más optimistas, destacan desde el área de agrometeorología de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Fue otro mes con precipitaciones por debajo de la media sobre el corazón de la zona núcleo y acumulados mensuales, en general, que apenas superaron el 50% de los valores medios históricos. Con el comienzo de noviembre, el patrón seco se proyecta que no cambiará.

Alerta global: la Organización Meteorológica confirmó altas chances de la primera “triple Niña” del siglo

La advertencia indica que se espera un 70% de probabilidad de este tercer episodio para el período septiembre-noviembre y se extienda por seis meses.

La economía, al borde del abismo: no habrá “puente de divisas” entre las cosechas de invierno y verano

Por la sequía, los ingresos por exportaciones de trigo caerían en más de U$S 1.600 millones. Y además, para la Fundación Mediterránea, ya hay una “alerta naranja” para la campaña gruesa.

Hasta el 10 de este mes, “no se prevén lluvias y se mantendrán características de total estabilidad, con viento norte, poca nubosidad, aumento de la temperatura y escaso contenido de humedad”, indicaron los expertos rosarinos.

De esta forma, luego del descenso de temperaturas de inicios de mes, que dejó heladas tardías en el sur de la Región Pampeana, ahora, los valores irán en aumento con la constante llegada de viento norte.

Alta presión, baja probabilidad de agua
El experto José Luis Aiello y el consultor Alfredo Elorriaga, quienes reportan con sus análisis a la Bolsa sobre el estado del tiempo, dan los fundamentos meteorológicos sobre lo que se espera para los próximos: “La presencia de un importante centro de alta presión, que se ubicará sobre la porción central del país, inhibirá la formación de nubosidad alejando la posibilidad de precipitaciones durante la primera semana del mes”.

Pero, agregaron que, además, es difícil que se den en la semana siguiente (durante la primera quincena) las tan ansiadas lluvias importantes que reviertan esta situación.

De esta forma, la necesidad de lluvias se sostendrá y el cambio en el estado del tiempo deberá esperarse para la segunda parte del mes. (Infocampo)

0
0
0
s2sdefault